La obra abandonada en la ruta 18 es una trampa mortal de 165 kilómetros

04 de Marzo, en Sociedad

Entre Viale y San Salvador se encuentra el tramo abandonado de una autovía prometida e inconclusa. Crece la preocupación Pablo Felizia ( por Pablo Felizia )


 A pesar de los errores humanos y mecánicos, desde Viale a San Salvador la obra paralizada desde 2016 de la ruta 18 se ha convertido en una trampa mortal. Ya era peligrosa antes de iniciados los trabajos para la doble vía, que por el momento no van a continuar, y ahora con montículos de tierra, sin señalización, oscuridad y poco mantenimiento se volvió mucho peor.

En la semana hubo un nuevo accidente, fue un colectivo en el que viajaba un contingente de chicos, padres y profesores de una escuela de fútbol. El vehículo despistó y dio contra la estructura de un puente luego de atravesar parte de lo que iba a ser la autovía. Hubo tres muertos y numerosos heridos, algunos aún en estado de gravedad. Entre las hipótesis que se barajaron, el chofer se durmió o se descompensó.
 
LEE MÁS SOBRE LA TRAGEDIA EN RUTA 18
También en febrero hubo otro accidente grave con un choque frontal entre un auto y una camioneta, fue a la altura del kilómetro 215. Las crónicas policiales dan cuenta de otro choque en enero. Quienes transitan esta ruta se encuentran con problemas permanentes.
Los accidentes se suceden una y otra vez a lo largo de la traza. En 2017 los hubo casi todos los meses, y al menos en abril, julio, agosto, octubre y noviembre tuvieron desenlaces fatales.
Fue durante los primeros días del año cuando UNO dio cuenta de la peligrosidad de la ruta 18 y mucho más ante la cantidad de turistas que la iban a transitar para llegar a las ciudades de la costa del río Uruguay o hacia la capital provincial.
 
Datos concretos
La ruta 18 atraviesa la provincia de este a oeste y tiene un recorrido de 227 kilómetros. En 2010 se anunció una obra que le iba a cambiar la vida al centro entrerriano: la autovía uniría Concordia con Paraná, era clave para el tránsito y la producción. Fue dividida en cuatro tramos: dos de ellos se encuentran en cada una de las cabeceras, avanzaron con vaivenes, problemas de distinta índole y dificultades, pero siguen en pie a la fecha.
El problema mayor se encuentra entre el tramo N° 2 que va desde arroyo Moreyra al cruce con la ruta 20, cuya obra fue suspendida en marzo de 2016 y presenta un avance del 45%; y el tramo N° 3 desde el cruce con la ruta provincial N° 20 al arroyo Sandoval, cuyos trabajos se encuentran paralizados desde febrero de 2016 y que tiene un avance del 60%.
Varios de los proyectos presentados en el último período llevan la firma de los senadores Mario César Torres (Villaguay), Lucas Larrarte (San Salvador) y Ángel Francisco Giano (Concordia). La exigencia es que se concluya con la obra parada y entre los fundamentos hay datos concretos que explican porqué a lo largo de estos kilómetros se generan tantos accidentes.
En el tramo comprendido entre el kilómetro 50 (acceso a Viale) y el 215 (acceso a San Salvador) en los últimos años se mantuvo, más o menos, la cantidad de vehículos que circulan. En el acceso a Villaguay y la ruta 18 es donde más aumenta la circulación diaria con unos 4.000 vehículos de todo tipo; en el resto circulan a diario entre 2.000 y 3.000.
De esos datos, aproximadamente un 65% corresponde a vehículos livianos (autos y camionetas) y el 35% a los pesados (camiones, camiones con acoplado, semirremolques y ómnibus). Dentro de esta última categoría se encuentran los camiones de gran porte que llevan cargas desde y hacia Brasil, Chile y el centro-oeste de Argentina.
La paralización de las obras ha generado innumerables problemas que van desde la dificultad de acceso y salida de los vecinos en los días de lluvia, la presencia de elementos peligrosos sin señalizar, ausencia de demarcación y tareas parcialmente ejecutadas.
Cualquiera que haya circulado este verano camino a Paraná o hacia la autovía 14 se encontró con montículos de tierra no señalizados, tramos de ruta sin las líneas blancas y las amarillas, alcantarillas parcialmente ejecutadas, vehículos que transitan por tramos en construcción sin estar habilitados y que confunden a quienes no conocen la zona, kilómetros sin banquinas en condiciones, poca iluminación, y mal estado de los cruces entre otros aspectos que se potencian cuando llueve o durante la noche.
 
Argumentos
Consultado por UNO, el senador Torres, dijo: "Nuestra preocupación empezó en el primer período y fue sobre el acceso a Villaguay que está paupérrimo, en el cruce de la ruta 18 y la 20. Después pedimos por la ruta en su conjunto y por los tramos dos y tres de la obra en donde se dio un corte y no se sabe hasta cuándo. Hemos mostrado esto como una preocupación permanente" .
El tramo medio de la autovía inconclusa lleva dos años parado. "Se da desde el inicio del período de (Mauricio) Macri donde se continuó un par de meses y después empezaron a dejarla. Además en el tramo que llega a Paraná la empresa que está ahí tuvo problemas y un paro donde los trabajadores hicieron una huelga a la altura de Viale y entonces también estuvo paralizada. No le dan importancia a esta ruta", sostuvo Torres.
En agosto de 2017 desde el gobierno nacional se respondió a la inquietud planteada por diputados entrerrianos y se dijo que concluir la autovía no era prioridad. Entre los argumentos sostuvieron que es así porque no se cuenta con un tránsito importante que la justifique. "Pero es una ruta que tienen cada vez mayor tránsito y a la velocidad que se anda hoy que es una barbaridad", destacó el senador quien agregó que más allá de los hechos graves, se provocan pequeños accidentes todos los días.
"Una sola vida ya vale la continuación de esta ruta. No hay nada que justifique la pérdida de una vida. Lo que pasó con este colectivo pudo ser una masacre por cómo quedó, pero después hay despistes y accidentes a cada rato". dijo.
El tramo del medio de unos 165 kilómetros ya tiene yuyos, se degrada por el paso del tiempo y del clima que afecta a los materiales al no estar concluidos los trabajos. "Es mayor la pérdida si no se continúa con la obra. Hay que insistir porque lo que pasa en esa ruta es mortal", remató Torres.
El parte oficial del lunes 27 de setiembre de 2010 aseguraba con contundencia: "El emprendimiento, uno de los más importantes en infraestructura de la provincia, demandará 1.750 millones de pesos y se ejecutará con fondos federales. Los trabajos se prevén iniciar el año próximo y demandarán 36 meses". Desde entonces pasaron siete años y tampoco la obra se cumplió en los plazos prometidos.
 
Estadísticas fatales
 
Según los registros de accidentes publicados en proyectos presentados por senadores entrerrianos y que citan a la Policía de Entre Ríos, en un período de cuatro años –desde junio de 2012 a julio de 2016– solo en el tramo de la obra paralizada se registraron 120 víctimas. Esto es, 30 víctimas por año, una cada 12 días: heridos leves: 47; heridos graves: 31; víctimas fatales: 42.
La cantidad de accidentes fueron 58, y la participación de camiones en los mismos fue en 16 ocasiones, lo que representa el 28%, a lo que se debe agregar que en el 62% de los accidentes en los que participaron camiones hubo víctimas fatales. Según datos de todas las rutas entrerrianas, las muertes en el tramo paralizado representan el 12% del total en el período.

Comentarios