El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Por el crimen de Trossero, también sospechan de un policía

02 de Octubre, en Policiales

La investigación tiene en la mira a un suboficial de la fuerza que cumple tareas en una comisaría de Paraná. Hay informes de las empresas telefónicas que lo relacionarían a través de llamadas con los tres detenidos en la causa.


 La investigación judicial para aclarar el crimen de Julio Trossero, está más viva que nunca. No solo porque se dispuso la prisión preventiva por el término de 45 días para el tercer detenido, Marcelo Payé, sino porque hay un cuarto sospechoso que podría ser un policía que trabaja en una comisaría de Paraná.

Trossero fue asesinado a golpes en la noche del 12 de agosto en cercanías de Seguí. El móvil de homicidio fue el robo, y por el grave hecho que conmocionó a la pequeña localidad de Paraná Campaña, habían sido detenidos en las primeras diligencias: Rodrigo Leiva (quién admitió haber participado del hecho, pero aclarando que él no lo había asesinado). En su declaración ante el fiscal Gervasio Labriola, adjudicó la autoría del crimen a Martín Olmos.

Leiva fue llevado al penal de Paraná, en tanto que Olmos tras estar preso en la UP I, se le dio el beneficio de la prisión domiciliaria, luego de que presentara un par de testigos que indicaron que había estado con ellos en el horario del violento asalto a los Trossero.

En tanto, la semana pasado, UNO informó que desde hacía varios días, la Policía y la fiscalía tenían datos de otros posible sospechoso. El santafesino Payé fue comprometido en bases a datos aportados por las empresas de telefonía celular que indicaban que por los rastreos de las torres, habría estado en Seguí, pero además tuvo en su poder el teléfono que le fue robado a Julio Trossero.

En la mira

Sin embargo, en la investigación a cargo del personal de la División Homicidios, se conoció el dato no menor por el cuál, comenzó a tener mayor fuerza en los últimos días, que un policía de la una comisaría de Paraná, pudo haber estado en el auto de los delincuentes al momento del robo seguido de homicidio.

El hombre en cuestión, también quedaría sospechado por los informes de las empresas telefónicas que detallaron algunas llamadas telefónicas entre el uniformado y los sospechosos. Lo que más complicaría al suboficial, serían los horarios de los llamados y el sospechoso extravío del equipo, una vez que los investigadores le reclamaron el celular.

En las próximas horas podría haber novedades más que esclarecedoras sobre la situación judicial del policial, lo que llevaría a inminentes resoluciones posteriores.

Comentarios