Warning: mysql_pconnect(): MySQL server has gone away in D:\PLESK\VHOSTS\microfonodigital.com\httpdocs\Connections\conn_microfono.php on line 9 Micrófono Digital


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PADRE DIEGO RAUSCH: “ES UNA BENDICIÓN PERO TAMBIÉN UN LLAMADO”

19 de Mayo, en Sociedad

Profesionales de un laboratorio analizarán las lágrimas para determinar si se trata de sangre humana. Se aconseja mantener la serenidad y seguir los pasos que se indican ante estos casos.


 Una imagen de la Virgen Dolorosa lloró sangre en la Parroquia Santa Teresita de Paraná. El hecho extraordinario ocurrió mientras un grupo de la Renovación Carismática estaba en oración. El Padre Diego, párroco de la comunidad, aseguró que “es una bendición, pero también un llamado”. Además agregó que es importante preguntarnos “¿Qué nos pide María? 

El Padre Diego confirmó a través de un audio de WhatsApp que “hubo un fenómeno extraordinario: la Virgen Dolorosa lloró sangre anoche mientras estaba el grupo de oración de la Renovación Carismática”.

Es un fenómeno extraordinario, pero hay que tener serenidad y tranquilidad. A la imagen la colocamos en la Capilla del Santísimo de la Parroquia. Hay que recordar que esto es para preguntarnos ¿Qué pide la Virgen?”, comentó.

El pedido de la Virgen es la conversión del corazón, el rezo del Santo Rosario, el ayuno y que la gente crea con el corazón en Jesús y en María. Creo que así podría sintetizar lo que pide la Virgen, que es lo mismo que pidió en Fátima”, explicó el Padre.

Además, manifestó que “esto como comunidad nos tiene que hacer pensar muchísimo. Y sobre todo personalmente. Hay que hacer una conversión: volcarnos a la fe, a la Adoración. Y saber que Jesús es el centro de nuestra vida y que María nos lleva a Él

Finalmente afirmó que este hecho extraordinario “es una bendición, pero también un llamado. Un llamado profundo a vivir nuestra fe con mucha seriedad y a seguir caminando juntos. Los invito a todos a que podamos unirnos en oración. Tenemos que mantener la serenidad y preguntar: ¿Qué nos pide María?”.

Comentarios